miércoles, 11 de abril de 2012

Página veintiséis: Lo que viene


Mi querido lector:

Regreso a este rincón virtual para ponerte al tanto de mi nuevo proyecto. Verás, no había comentado nada, hasta este justo instante porque, no veía la cosa muy clara. Y para serte sincera, sigo sin verla, aunque ya tengo el suficiente camino andado como para abrir una nueva página contándote mis avances y aventuras. Desde que el Capítulo de la Sociedad Victoriana Augusta de México se reunió la última vez, se empezó a tramar nuestra participación en los festejos de celebración del aniversario número 150 de la Batalla de Puebla que tuvo lugar en el año 1862.  Fue una batalla que el ejército mexicano le ganó, sopresivamente, al ejército francés de ocupación. Un ejército que tenía fama de invencible en aquellos momentos -aunque esa fama, no fuera del todo bien merecida-.  Por supuesto, un año después, en 1863, la batalla se repitió y los franceses ganaron.  El asunto aquí, lector mío, es que este año se celebrarán los 150 años de esa victoria moral que hizo a los mexicanos resistir a las  armas francesas hasta 1867, año en que los franceses recibieron orden de repatriarse para poder apuntalar la ya maltrecho imperio de Napoleón "el chico" frente a la amenaza prusiana que finalmente lo devoró. Pero, en 1862, nadie imaginaba que el destino de aquella arrogante Francia del Segundo Imperio, estaba ya condenado al más estrepitoso de los fracasos. Pues bien, en medio del fervor patriótico que suscita esta celebración en la ciudad de Puebla, nuestro exiguo Capítulo de SVA, ha decidido recrear el periodo con la vestimenta adecuada para volver a vivir este 5 de mayo como si fuera aquel de 1862. Dicho de otra manera, mi muy paciente lector, volveremos a vestir el ampuloso miriñaque -mal llamado "crinolina"- para pasearnos por los escenarios poblanos dispuestas a colaborar con nuestro modesto granito de arena para la magna celebración.

Ahora bien, se me ocurrió que esta vez me haría un miriñaque de aros, tal y como siempre he deseado tener. Primero batallé con la búsqueda de los materiales hasta que me decidí por comprar varios metros del económico poliducto.  Fuí al centro a comprar listón pues mi idea es la de reproducir un miriñaque de los llamados "de jaula".  Empecé a cortar los tubos con un cuchillo, después a coser los listones para forrar y unir los aros y más tarde... Para que te la hago de emoción. Me corté con el cuchillo y llevo más de una semana sin concluir el tercer aro que ya tengo forrado. dicho de un modo menos dramático, tengo mi actual proyecto en suspenso -aunque para mi alivio, pienso retomarlo en breve-. Por supuesto, meterme a hacer un miriñaque de estas características, significa que no voy a poder hacerme un nuevo "modelito" para esta celebración, así que, si me da tiempo, le meteré mano a mi viejo traje rosa para hacerle mejores acabados y, san-se-acabó. La verdad es que me gustaría concluir varias cosas pendientes que usar ese día: una camisa interior que tengo a medio terminar, igual que una enagua de volantes lo que significa que, tal vez -es lo más probable-, no pueda darle su "manita de gato" a mi vestido.  ¡Ni modo!, si quiero miriñaque, tendré que "repetir" y conformarme con lo que hay.  De momento, ya se me viene el tiempo encima y tengo que darme prisa si quiero "estrenar" este 5 de mayo.  En fin, y como nada está terminado aun, ni siquiera tengo fotos para ilustrar esta página de mi álbum, lo que significa que tendré que auxiliarme de alguna imagen tomada de la generosa "red" que tomaré en préstamo. Por hoy, esto ha sido todo. Espero regresar pronto con buenas y mejores noticias.

1 comentario:

Madame Lafayette dijo...

Espero que después de los desvelos todo salga erfecto y estrenes tu ansiado miriñaque que no dudo será perfecto.